Administrar permisos
imagen fondo imagen
 
Funciones
 
imagen fondo imagen

El Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria -INIA-, es un Organismo Público de Investigación, con carácter autónomo, perteneciente a la estructura del Ministerio de Economía y Competitividad, dedicado a la Investigación, Desarrollo e Innovación en materia de agricultura, alimentación, forestal y medio ambiente,

Según el Real Decreto 1951/2000 de 1 de diciembre, por el que se aprueba el Estatuto del INIA, sus objetivos son la programación, coordinación, asignación de recursos, seguimiento y evaluación de actividades de investigación científica y técnica, así como la ejecución de las funciones de investigación y desarrollo tecnológico, incluyendo las de transferencia tecnológica en materia agraria y alimentaria.

Su Dirección General abarca dos Subdirecciones Generales operativas, dedicadas a la gestión de programas y a la ejecución de actuaciones de investigación y desarrollo y, debido a su carácter autónomo desde el punto de vista comercial, administrativo y financiero, el Instituto dispone de una Secretaría General, dedicada a los asuntos internos, presupuestarios y patrimoniales.

Dirección:

Director: D. Manuel Lainez Andrés 
Carretera de la Coruña, Km 7,5, 28040, Madrid
91 347 40 00
direccion@inia.es

Subdirección General de Investigación y Tecnología:
Subdirector General: Dª. Isabel Cañellas Rey de Viñas, Carrete
ra de la Coruña, Km 7,5, 28040, Madrid
91 347 37 50
sgit@inia.es

Subdirección General de Prospectiva y Coordinación de Programas:
Subdirector General: Dña Paloma Melgarejo Nardiz.
Carretera de la Coruña, Km 7,5, 28040, Madrid
Tfno: 91 347 39 30
Fax: 91 347 39 31
secsgpcp@inia.es

Secretaría General:
Secretaria General: Dña. Arantzazu Cabello López.
Carretera de la Coruña, Km 7,5, 28040, Madrid
91 347 39 65
secgen@inia.es


Su actividad se distribuye fundamentalmente en tres áreas de actuación:

1.- Como Organismo Público de Investigación:
La actividad investigadora del INIA se distribuye en cuatro centros de I+D+I, dedicados a la Investigación Forestal, la Conservación de Recursos Fitogenéticos, la Sanidad Animal y la Calidad de los Alimentos y seis departamentos agrupados en la Sede Central de Unidades de I+D+I, que se ocupan de campos como la mejora genética, la reproducción animal, la protección vegetal, la tecnología de los alimentos, el medio ambiente y la biotecnología.

Para este fin, el INIA dispone de cinco campus de actividad en Madrid y alrededores, así como cinco fincas de ensayos de variedades en diversas zonas españolas. Cuenta con más de 500 personas directamente involucradas en la ejecución de la investigación y desarrollo y 400 personas dedicadas a la gestión administrativa de acciones de cooperación nacional e internacional, gestión de programas, asuntos internos y registro de variedades.


2.- Como coordinador a nivel nacional en materia de investigación agroalimentaria. El Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria es el responsable en el ámbito nacional de la coordinación en materia de investigación agroalimentaria, para ello, trabaja de manera estrecha con las Direcciones Generales competentes en esta materia de cada una de las 17 Comunidades Autónomas españolas, conformando una Comisión Coordinadora de Investigación y Desarrollo Agrario que identifica las prioridades en investigación, desarrollo e innovación dentro del sector agroalimentario, contrastando las opiniones de interés común, aprobando acciones compartidas y de esta manera, evitando solapamientos en las diferentes actuaciones y proyectos llevados a cabo en cada uno de los centros de investigación repartidos por la geografía nacional.

La actividad desarrollada en torno a la mencionada Comisión Coordinadora, permite establecer una vertebración entre la Administración General del Estado y las diferentes Comunidades Autónomas, convirtiéndose en el foro idóneo en el que INIA como responsable de la coordinación en investigación agroalimentaria y representante español en diferentes organismos en el ámbito internacional, puede aportar una perspectiva global que es analizada, junto a una visión de los intereses particulares de cada Comunidad Autónoma en determinados temas concretos, estableciéndose una identificación de preferencias así como la aprobación de la lista jerarquizada de acciones a desarrollar cada año, lo que facilita la toma de decisiones que eviten las duplicidades entre los diferentes Organismos Públicos de Investigación, favoreciendo la coordinación de actuaciones que puedan llevarse a cabo de manera conjunta entre varias Comunidades Autónomas y en su caso, concretando esfuerzos comunes en un tema concreto que permita el incremento de masa crítica en alguna de las áreas de investigación, lo que facilitará el poder afrontar en un futuro propuestas de mayor calado sobre el tema.

La labor de coordinación del INIA constituye, por tanto, algo más que una simple distribución a las diferentes Comunidades Autónomas del montante económico global destinado a investigación dentro del sector agroalimentario. La coordinación que viene desarrollando está basada en detectar las necesidades e inquietudes en torno a los cuales gira la investigación mundial, así como las necesidades particulares de cada Autonomía, estableciendo un equilibrio y unas prioridades que finalizan con la adjudicación a cada Comunidad Autónoma, tras una rigurosa evaluación científica y bajo criterios de competitividad, de una serie de proyectos que desarrollarán de manera individual o de forma conjunta con Centros de Investigación de otras Comunidades Autónomas e incluso Centros Internacionales de Investigación.

3.- Como Órgano Gerente en las relaciones de cooperación científico - técnicas a nivel internacional.

El Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria actúa como Órgano Gerente en las relaciones de Cooperación Científico-Técnicas en el ámbito internacional dentro del sector agroalimentario, destacando por su importancia la labor desarrollada como representante del estado español en el Grupo Consultivo Internacional de Investigación Agraria (C.G.I.A.R.), cuya sede está ubicada en el Banco Mundial (Washington), siendo el organismo responsable del 4% de la investigación agraria a nivel mundial.

La estrategia española de actuación con el CGIAR, en cuanto a la presencia científica y tecnológica a nivel internacional persigue un doble impacto:

· Impacto Regional. De particular interés para nuestra perspectiva, con creciente implicación en los sistemas nacionales de I+D Iberoamericanos y del sur de la cuenca mediterránea.

 

· Impacto Global. De mayor interés general en programas sobre gestión de los recursos naturales (desertificación, cambio climático, biodiversidad); sobre enfermedades endémicas y exóticas animales y sobre políticas agroalimentarias y de desarrollo rural.

 

A esos efectos, los objetivos de dicha estrategia son:

 

· Incrementar la participación de los beneficiarios en los programas de investigación para el desarrollo de carácter regional

· Facilitar y promover la integración de los sectores públicos y privados en cada región

· Fomentar acciones interactivas en I+D, a nivel de región, a tres bandas: España-Centros CGIAR-Instituciones nacionales.



En este sentido, se han establecido convenios de colaboración para coordinar actividades conjuntas de investigación y transferencia de tecnología con los Institutos de Investigación agroalimentaria ubicados en Colombia (Centro Internacional para la Agricultura Tropical CIAT), Perú (Centro Internacional de la papa CIP), Méjico (Centro Internacional para la Mejora del Maíz y el Trigo CIMMYT), así como con los responsables de la investigación agroalimentaria de países como Alemania, Irlanda, Estados Unidos, Francia, etc.

Igualmente merece la pena destacar la labor del INIA como representante del estado español en EURAGRI, organismo de similares características al CGIAR cuyo ámbito de actuación son los países europeos.

Por otro lado y dentro del apartado de cooperación técnica, destaca la actividad que desde el INIA se viene desarrollando, dentro del capítulo de la formación para formadores, con investigadores de países, fundamentalmente latinoamericanos, mediante una serie de cursos internacionales desarrollados tanto en España como en estos países, actividad esta que se realiza en estrecha colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.